Wilhelm Wagenfeld nace en Bremen (Alemania) en 1900.


Como adolescente, estudia dibujo en la “Bremer Knaben Zeichenschule” y luego prosigue sus estudios en la Kunstgewerbeschule.

A continuación inicia su aprendizaje como platero en la Silberwarenfabrik Koch, Bergfeld, donde permanece hasta 1918. Además, toma clases en la Zeichenakademie de Hanau.


En 1923 comienza sus estudios en la Bauhaus, en Weimar, formando parte del Taller del Metal, dirigido por Lazslo Moholy-Nagy. Allí diseña, con 24 años y en colaboración con K.J. Juncker, su famosa lámpara WG 24 conocida como Wagenfeld Lampe (1923-1924), dos cajas de plata para té (1924), la conocida “máquina de Mokka” ó cafetera, así como numerosos y delicados objetos de mesa.


En 1926 Wagenfeld obtiene el puesto de asistente de dicho Taller del Metal, y en 1929 es ya profesor titular del mismo.


Al contrario que la mayoría de los anteriores estudiantes de la Bauhaus, Wilhelm Wagenfeld se convirtió muy pronto en un diseñador industrial extensamente conocido. Y pese a las críticas de su maestro Laszlo Moholy Nagy (“cómo puede usted traicionar así a la Bauhaus?”) es un hecho hoy constatable que Wagenfeld permane leal a los principios de la Bauhaus a lo largo de toda su larga carrera.


En los siguientes años a su estancia en la Bauhaus, empieza a trabajar para la industria del vidrio y la porcelana: la Jenaer Glaswerke, la Vereinigte Lausitze Glaswerke, y la fábrica de la porcelana de Rosenthal. Su mayor éxito comercial es posiblemente su serie “Kubus”, constituida por una variedad de contenedores-cajas de cristal, fabricada por la Lausitzer Glassworks (1938). Muy difundidos así mismo son su conjunto “Max & Moritz” de salero-pimentero con forma de diábolo, producido por WMF, y su famoso juego de té -diseñado con Ladislav Sutnar en 1932-para la Glaswerk Schott & Gen, en Jena.


Durante la ascensión del régimen Nazi y la Segunda Guerra Mundial, Wilhelm permanece en Alemania, a diferencia de muchos profesores de la Bauhaus. Debido a su resistencia a servir al régimen Nazi, es enviado al Frente del Este y termina la guerra en un campo de presos ruso.


Después de la guerra, se traslada a Berlín, donde ejerce como profesor de diseño industrial, primero en la Academia Leibruitz y después en la Escuela de Bellas Artes (1931-1935).


En 1954 abrió su propio estudio de diseñoen Stuttgart. Wagenfeld, reconocido como " el craftsman moderno”; se desenvuelve como pez en el agua en el medio industrial. Diseña numerosos objetos de metal para WMF, las bandejas de comida de aviones para Lufthansa etc, etc.


En 1957 recibe el Gran Premio de la Trienale de Arte de Milán.


En 1969 y 1982 es galardonado con el “Bundespreis Gute Form”.


Hasta 1978 dirige su oficina de diseño, la “Werkstatt Wagenfeld”.


Cuando muere con 90 años, en 1990, aún sigue activo e interesado en la comunidad internacional del diseño.      

 

Bremen lo ha honrado con su propio museo, el “Wilhelm Wagenfeld Haus”.

Sus sorprendentes, avanzados, y siempre “Bauhausianos” trabajos se exponen hoy día en la mayoría de los museos importantes de Arte Moderno, incluyendo el M.O.M.A. de Nueva York. Y su nombre queda para siempre ligado a la Bauhaus de Weimar, esa asombrosa incubadora de experimentos para las artes aplicadas.